Como Olvidar

Como Olvidar

Cuando nada parecía tener sentido

en medio de mi profunda tristeza,

lágrimas de dolor brotaron por mis mejillas,

cual manantial fluían sin cesar.

 

Entender, tomar aliento y continuar en pie

después de la perdida, en el momento no era tan fácil.

 

Con un propósito determinado y sereno,

con el corazón roto mientras pensaba en el significado

de lo sucedido;

Dios con su dulce luz me ilumino

dándome la palabra precisa,

enseñándome el valor incomparable de la vida.

 

Su presencia tengo que reconocer

me hizo consciente para vivir con la perdida,

necesitaba aprender a depender de ÉL.

 

Derrumbarme completamente no era lo ideal,

lo terrible del asunto era hundirme

y los argumentos que escuchaba

pretendiendo enseñarme a olvidar,

como un reto imposible se me imponían

pero no pesaban tanto como la tormenta que sacudía mi alma.

 

Nunca nos preparamos para estas cosas

ni siquiera lo consideramos.

En medio de todo fue Dios mi fortaleza,

quien alivio mi dolor e hizo que pudiera levantarme.

 

Una nueva esperanza surgió

y aquellos que me abrazaron con oraciones

me rodearon como ángeles,

con mucho cariño, respeto, sinceridad y palabras sabias

que día a día comprendí o por lo menos intente descifrar.

 

Ese “para que” ese divino misterio velado por el dolor

tanto como olvidar no era posible,

era asimilar el vacío que producía la ausencia.

de mi entrañable madre.

Tus comentarios me inspiran y me ayudan a mejorar. Muchas Gracias