Mi fortuna…

Mi fortuna...

La ausencia no borra los recuerdos

ni los buenos momentos se los lleva el viento.

Tampoco la soledad logra adueñarse de la tristeza

que con pesimismo invita en un instante

a que el olvido borre el gran amor que entre los dos nació.

Un  aire fresco  único e indescriptible me llega,

es tu voz  rompiendo el hielo de mi alma refrigerada…

 

Pausada por tu ausencia

la esperanza de escucharte del otro lado de la línea

sin importar la distancia me sostiene en mi agonía.

 

Palabras habladas unidas y  entrelazadas

esperan la ocasión para ser concretadas;

con seguridad tantas cosas reservadas

se convertirán en realidad

solo es cuestión de tiempo para que mis líneas

filtrándose en tus pensamientos

tan tuyas como mi aliento, den inicio a la función.

 

El velo de los sueños

no dejara  en los rincones traslucidos del silencio

como bruma todos  nuestros anhelos

reflejo de una compartida ilusión

expresión en armonía que brota del corazón

susurrando la inmensidad del amor.

Tus comentarios me inspiran y me ayudan a mejorar. Muchas Gracias