Con el Tiempo tu Ausencia

Con el Tiempo tu Ausencia

CON EL TIEMPO TU AUSENCIA…

 

Ha ido tomando diferentes matices, una extraña mezcla de dolor

tranquilidad por creer que hice lo correcto, a pesar de que

nunca a mi parecer fue suficiente, Merecías mucho más.

Recordando la intensidad de tu amor por nosotros, negándote a

ti misma como un ángel, cuidando de cada uno de tus hijos.

Desvelos, lágrimas y risas a lo largo de tu caminar.

 

Tu vida nunca fue fácil, sin embargo, nunca te dabas por vencida,

fuiste un ejemplo palpable de lucha, sacrificio, entrega y devoción.

Cada dificultad que surgiera era una oportunidad para tomar una

mejor opción.

Con el tiempo se llega a comprender el porqué de las cosas, por

difíciles y dolorosas que sean, se puede ver con más claridad la

sabiduría de Dios, como el hecho de que no se equivoca en nada.

 

Me asombra su amor sobrenatural y perfecto, con el único que se

puede comparar es con el amor de una MADRE, nada igual a él.

Si, yo no he conocido un amor tan grande, como el que ellas

Transmiten, AFECTO, CARIÑO, PROTECCIÓN, TERNURA,

DULZURA, SACRIFICIO, RESPETO.

Tantas cosas bellas que las inspiran, revelando cuan cerca están

de Dios.

Lo más sagrado del mundo son sus hijos, su verdad, llena de

sensatez, su fe con el conocimiento de DIOS con los mejores

argumentos de enseñanza sus principios son de

corazón y mente limpia…

Son las que valen lo que pesan y un poco más, que dan buen

ejemplo a los suyos, les hacen andar por el largo y dificultoso

camino de la vida, con paso firme y decidido,

tomando decisiones.

 

Ellas son el gran soporte, el pilar de la familia, las que ayudan y se

sacrifican a ojos cerrados, para que a ninguno de sus hijos les

falte  algo…

Benditas sean las Buenas MADRES, con orgullo hoy podemos

darnos por bien servidos y sentir que fue la mejor bendición que

Dios nos dio, el placer de haber tenido una madre tan linda como

la nuestra.

Solidaria, abnegada, llena de virtudes,  a quien le quedamos

debiendo tanto y de quien estaremos eternamente agradecidos

por ese inmenso amor que siempre la caracterizo.

 

Y  aunque no podemos verla, ni hay forma de que sepa cuanta

falta nos hace, en medio de la infinita tristeza que inunda

nuestro corazón por saber que ya no está, nos gustaría poder

darle un fuerte abrazo, un beso y decirle con el alma que su

esencia nos deja un legado demasiado grande.

Y nada en esta vida podrá borrar su hermoso recuerdo…

 

Te seguiremos amando por siempre y para siempre.

MAMITA LINDA

3 comentarios en “Con el Tiempo tu Ausencia”

Tus comentarios me inspiran y me ayudan a mejorar. Muchas Gracias