¡Delirio!

Delirio!

La tardanza en tu llegada, produce en mi interior

un efecto indescriptible;

sigilo entre recuerdos y añoranzas

delirio escuchando del cielo caer

gotas, como lagrimas desconcertadas

inundando caudalosamente

el universo de mis pensamientos

estruendo cristalino de fragmentos;

alucino en un suspiro, queriendo abrazarte largamente

escuchando el latido de tu corazón en silencio

indagando tus huidas fallidas

por si hay forma de lograr entender tus motivos;

al punto de extrañar tu cálida voz resonando en mi celebro,

su incomparable sonido hace eco

como a un destello de esperanza me aferro logrando

la sutil fantasía por momentos

algo menos fugaz, entre irreal y maravilloso

remitiéndome a las incontables horas dedicadas

sintiendo sin sentir pensando sin pensar amando sin amar.

H.R

Tus comentarios me inspiran y me ayudan a mejorar. Muchas Gracias