El Misterio de las Palabras

Reflexiones 85 Visitas

El Misterio de las Palabras 1

Qué misterio tienen las palabras que además de alimentar un sentimiento

alimentan los sentidos y éstos trascienden al rincón más profundo del alma,

donde se encuentran con el latir apasionado de un corazón enamorado

que lo único que anhela es ser correspondido en cada latido.

Identificar el sonido escondido  que al callar se convierte en un silencio

tan intenso que nos va dejando sin aliento…

Debe ser la soledad que lo alimenta  y a su paso va dejando vacío,

de tiempo en tiempo  aturde los sentidos  mezclando  sentimientos de

añoranza que poco a poco van pasando…

 

Dirás qué locura,  y si, también lo he pensado esperando descifrarlo…

Se rompen en mil pedazos las cosas importantes, el viento se lleva las palabras y

si además de eso me faltas tú, no lo puedo resistir, ni lo sueñas ni te lo imaginas,

en más del tiempo que inviertes, en un suspiro

 

te diría las mil cosas que me arrastran a ti, en algún momento de vencimiento

y el nuestro también lo ha de tener aquí ahora o después.

Sobraran palabras que seguro cuando no estén con diferente valor querrás leer

sabemos el punto de equilibrio y su fragilidad, la razón salta a la vista,

 

conservarte es mi deseo el vacío que has provocado es cosa mía es en teoría si se quiere,

para olvidar realmente se necesita llenarse de motivos ,curiosos detalles acumulados

y con el tiempo se hace necesario, reflexionar observar y de ser posible examinar, la realidad

de la  fantasía que la hace parecer  ficción, quizás la realidad no sea muy atractiva pero se puede

 

cambiar, la fantasía lleva a la ansiedad y la ficción hace parte de nuestra imaginación y

con eso podemos componer una canción con un poco de la nostalgia la causa que sólo se puede describir

sin antes ni después vivir …

Esto es mera teoría, ¿o será filosofía? No lo se, no lo se, la describo para cuando pase encuentres algo de mí

y sepas lo profundas, simples o prácticas que pueden llegar a ser las palabras que salen del alma.

H.R

Compartir

Comentarios